¿Qué pasa si recibo una Inspección por registro de jornada?

Vamos a hablar de lo que realmente nos importa. ¿Cómo tengo que actuar frente a una Inspección? ¿Qué debo hacer? ¿Me pueden multar por incumplimiento?

El Real Decreto ley es de obligado cumplimiento para las empresas desde el 12 de mayo de 2019, lo que implica que en cualquier momento puedan picar Inspecciones a nuestra puerta para reclamar aquella información necesaria que demuestre que cumplimos con la normativa.

El Ministerio de Trabajo estableció un período de transición sin sanciones con la finalidad de dar tiempo a las empresas para encontrar un sistema que les permitiera implantar un registro de jornada adecuado a sus necesidades. Hasta la fecha de hoy, Inspección ha respetado el plazo otorgado sin sanciones de por medio, pero ya han empezado los primeros controles y requerimientos, con especial mención hacía el sector hostelero, debido a ser del más afectado en cuanto a horas irregulares.

Los objetivos de las Inspecciones, en cuanto a registros de jornada, son:

  • Disminuir y remunerar las horas extraordinarias, que no pueden sobrepasar las 80h anuales.
  • Disminuir el absentismo laboral, en cuanto a retrasos y faltas justificadas.

La forma de recolectar estos datos depende de cada empresa, no existiendo un sistema concreto para hacerlo, siendo lo más importante que los datos solicitados no den lugar a titubeos sobre su validez. Por ejemplo, si los entregamos en una hoja Excel, puede ser señal de que hayan sido modificados para “cumplir con la norma”.

Atención aquí. La hoja Excel será válida si se puede demostrar de una manera inequívoca que el trabajador ha registrado el inicio y la finalización de su jornada a través de un método que valide esos datos, como Tracketiza, un software de registro de jornada.

Cabe destacar que toda la información solicitada por Inspección debe ser presentada in situ, estando a su disposición en todo momento, ya sea porque se encuentre dentro de la empresa o bien porque se puede acceder desde ella. El hecho de no ser capaz de presentarla, es un indicativo de que los datos pueden no ser validos o bien el sistema no es eficaz, suponiendo una sanción entre 626 y 6250 euros, según su gravedad.

Según lo expuesto, ¿me podrían sancionar?

¡Que no cunda el pánico! Tal como hemos comentado anteriormente por el momento no ha habido sanciones al respecto, así que todavía estas a tiempo a establecer un sistema de registro de jornada.

La normativa actualmente habla de un registro de entrada y salida fiable para cada trabajador, sin hacer mención expresa sobre las pausas o descansos que puedan haber, pudiendo ser accesible en cualquier momento, conservándolos durante cuatro años desde mayo de 2019.

Y yo te pregunto, ¿aún crees que te sale más a cuenta no contar con un software como Tracketiza por escasos euros al año por trabajador? ¿Quieres correr ese riesgo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *